| Miami, Un buen plan de fin de semana | Placeres Orgánicos
Wynwood Walls
banner miami

Miami, Un buen plan de fin de semana

, , ,

Miami: Un buen plan de fin de semana

 

 Hace poco fui pasear unos días con mi familia a Miami. Tenía ganas de hacer cosas diferentes, que no fuera solamente andar por centros comerciales y comer en los lugares que ya conocía.

 

Descubrí lugares espectaculares y deliciosos, aquí les cuento nuestra experiencia, día por día.

 

 

Viernes:

Llegando rentamos una camioneta en Hertz,  en una ciudad llena de freeways y grandes distancias lo más recomendable es tener auto.

 

Nos hospedamos en The Biltmore Hotel, que es como un castillo medieval  en Coral Gables, una zona muy tranquila de la ciudad, con vista al Skyline,  un campo de golf y jardines tropicales.  

 

El Biltmore es un hotel muy elegante, con una arquitectura inspirada en los castillos españoles y además este año celebra  90 años de su construcción, te transporta a otra época y es fácil  imaginarse a las mujeres de principios del siglo pasado con sus sombreros cruzando el lobby. Los cuartos son muy cómodos y con un estilo clásico en muebles y detalles arquitectónicos; aunque cuenta con la tecnología necesaria de nuestros tiempos y el confort de las camas… Además cuentan con paquetes enfocados a la salud y bienestar, para poder pasar unos días en relajación, comer delicioso, sano y consintiéndote con los mejores tratamientos, como el Benessere Wellness (me quedé con muchas ganas de volver para probarlo).

 

Algo que me encantó es que tienen un estudio de yoga, clases de pilates, spinning, cardio balance, body sculp, las opciones son muchas y todas se antojan.  La comida del Fontana, que es un restaurante tradicional italiano, sirve pastas hechas a mano y comida de temporada deliciosa.

 


El clima de Miami es tan rico, que aunque llegamos por la tarde pudimos disfrutar mucho la alberca, rodeada de árboles, bellísima, una de las mas grandes del mundo, así que mis hijas en seguida encontraron un lugar donde entretenerse mientras nosotros fuimos a disfrutar de un masaje relajante en pareja, maravilloso; el spa vale mucho la pena.

Sábado:

Al despertar, abrí las ventanas y frente a nosotros había varios periquitos en un árbol, revoloteaban, iban y venían y fue muy lindo poder verlos un rato. Después de desayunar, nos dirigimos al Design District que es una de las zonas que más me gusta, porque cada esquina es una obra de arte. Los muros pintados, las banquetas, la vibra que tiene ese lugar es única, además esta llena de pequeñas galerías de arte  y el Wynwood Walls,  un museo al aire libre con jardines interiores, lleno de murales, esculturas y arte contemporáneo donde pasamos un rato muy a gusto.

 

Me encanta llevar a mis hijas a un par de museos o galerías cuando viajamos, creo que es la mejor manera de familiarizarlas con el arte e ir formando sus gustos para que conozcan diferentes formas de expresión desde pequeñas.

A unos pasos de ahí, nos encontramos un café, con una terraza que se nos antojó y fue uno de los mejores descubrimientos,  Panther Coffee. Tienen los mejores cafés y también café nitrogenado, que me moría de ganas de probar; es de un sabor mucho más intenso y el nitrógeno potencializa el efecto de la cafeína, así que yo, que rara vez tomo café, sentí que me dio una pila como para todo el día. Cuando hace calor, el café helado me encanta. Un lugar muy recomendable y con un ambiente muy cool.


Después de caminar un rato, fuimos a un lugar poco turístico pero muy reconocido por la gente local (que son los que más nos llaman la atención) El Mandolin Aegean Bistro, un restaurante mediterráneo con mesas en la terraza que de solo probar los hummus, tabule y babaganoush  de la entrada, se convirtió en nuestro nuevo favorito ¡Simplemente perfecto! Comida griega auténtica, en un ambiente relajado,  todo fresco y el lugar muy bonito. Fue otro gran descubrimiento.

Por la tarde visitamos otro ‘must’ en nuestra agenda, el  Pérez Art Museum Miami ( PAMM) , que es un museo de arte moderno y contemporáneo con una colección de piezas del siglo XX y XXI. Un edificio imponente, muy moderno, rodeado de muchas áreas verdes y jardines colgantes que interactúan armoniosamente con el espacio. Las que más nos gustaron fueron las exposiciones de  “Global Positioning Systems” y Matthew Ronay.

Me emocionó saber que para el verano (agosto) abre una exhibición de Basquiat, que es uno de mis artistas favoritos, así que siempre hay una razón para volver.

Domingo:

Aprovechamos para ir a hacer un poco de shopping en una plaza al aire libre que está muy cerca del hotel, se llama Shops at Merric Park, donde esta una de mis tiendas de ropa favoritas:  Anthropologie.

 

Más tarde fuimos a la playa, donde la mejor idea es rentar una bici y dar una vuelta por los carriles para bicicletas. Antes de salir hacia el aeropuerto comimos sushi, a petición de mis hijas, en un lugar muy rico: Doraku Sushi, para tomar camino al aeropuerto y volver a casa.

 

Fue un fin de semana fabuloso y les recomiendo mucho que busquen opciones diferentes en cada uno de sus viajes, eso enriquece mucho la experiencia.

Share Button

Wynwood WallsIMG_7880El Mandolin Aegean Bistro_23Wynwood WallsmiamiWynwood Walls