| Menta: refrescante y saludable | Placeres Orgánicos
Menta
n_der_pasiones_menta_refrescante_saludable

Menta: refrescante y saludable

, , ,

La menta (menta piperita) es originaria de las regiones mediterráneas y de Asia central. Se ha utilizado durante muchos años por sus propiedades medicinales; los griegos y los romanos la utilizaban para sus baños con el objetivo de aromatizar y fortalecer su cuerpo.

 

Está compuesta por ácido ascórbico (vitamina C), acético y benzoico; vitaminas del grupo B (B1, B2 y B3) que son fundamentales para el proceso metabólico y minerales como calcio, fósforo, hierro y magnesio. En sus hojas encontramos fibra, beta caroteno y flavonoides.

 

Aquí algunas razones para consumir menta:

 

  1. Salud bucal. Gracias a su fuerte olor y sabor, la menta se utiliza en casos de halitosis, sequedad bucal, para reducir caries y para prevenir la gingivitis.

 

  1. Controlar tu peso. La menta puede ayudarte a perder peso de manera saludable: estimula las enzimas digestivas que absorben los nutrientes de los alimentos, consumen la grasa y la convierten en energía utilizable. Por lo tanto, si agregas menta a tu dieta diaria, aumentas la cantidad de grasa consumida que se vuelve utilizable, en vez de almacenarla y aumentar de peso.

 

  1. Dolor de cabeza. El aroma de la menta es un remedio rápido y muy eficaz contra las náuseas y el mareo. Por ejemplo, untar bálsamo con menta en la frente y en la nariz puede aliviar rápidamente el dolor de cabeza. La menta es una sustancia calmante natural, por lo que ayuda a aliviar la inflamación y el aumento de temperatura asociada con dolores de cabeza y migrañas.

 

  1. Depresión. La menta es un estimulante natural, ayudando a detonar en un buen funcionamiento cerebral. Si te sientes débil, con ansias, depresión, o simplemente agotad@; la menta y sus aceites esenciales derivados pueden ayudarte; ya sea que la ingieras, la apliques por vía tópica en forma de ungüento, o la inhales en forma de vapor.

 

  1. Buena para tu piel. Mientras que el aceite de menta es antiséptico, el jugo de menta es un excelente limpiador para la piel. La menta ayuda a curar las infecciones, a reducir las espinillas, e incluso a aliviar algunos de los síntomas del acné. Sus propiedades anti-pruriginosas pueden ser utilizados para el tratamiento de picaduras de insectos como las de abejas, avispones, avispas y mosquitos, por esta razón, el aceite de menta a menudo es un componente básico de productos repelentes para insectos.

 

  1. Amamantar. La lactancia materna es importantísima para el desarrollo de nuestros bebés pero puede dañar nuestros pechos y pezones. El aceite de menta nos ayudará a reducir la irritación y el dolor.

 

  1. Mejora tu digestión. La menta es un gran aperitivo y favorece tu digestión. Una taza de té ayuda a calmar el estómago en caso de indigestión o inflamación. Además, si viajas mucho en avión, el aceite de mentol derivado de la menta puede ayudarte a calmar las náuseas y el mareo.

 

El aroma de la menta activa las glándulas salivales en nuestra boca, así como las glándulas que secretan enzimas las digestivas, facilitando la digestión. Esta es una de las razones por lo cual la menta se utiliza mucho para cocinar.

 

La menta también te servirá para prevenir las flatulencias. Una infusión de menta después de una comida pesada le sentará muy bien a tu estómago.

 

  1. Sistema respiratorio. El fuerte aroma de la menta es muy eficaz para limpiar la congestión de la nariz, la garganta, los bronquios y los pulmones, los cuales frecuentemente resultan en un resfriado común o inclusive asma. La menta refresca y suaviza la garganta, la nariz y los demás canales respiratorios, aliviando también la irritación causante de la tos crónica. Esta es la razón principal por la cual muchos bálsamos son de menta.

 

Lo mejor de todo es que puedes tenerla al alcance de tu mano, pues es muy fácil de cultivar en huertos, jardines o en una macetita en casa.

 

Share Button