| Megarexia | Placeres Orgánicos
shutterstock_426200812
MEGAREXIA

  Megarexia

En la anorexia encontramos que los pacientes pueden ser extremadamente delgados y en el espejo lo que ven es una distorsión de su cuerpo con muchísimos kilos aumentados. Mientras que en la megarexia sucede exactamente lo opuesto los pacientes con sobrepeso u obesidad en el espejo encuentran su reflejo de una forma delgada.

 

 

Descubierto y denominado “Megarexia” por el doctor Jaime Brugos (Ph.D.), en su libro “Dieta Isoproteica” editado en 1992 y ampliado en su libro “Isodieta” en 2009. Suelen ser personas obesas que se miran al espejo y no lo perciben; por eso no hacen ninguna dieta; por eso se atiborran de comida basura (calorías vacías). Ellos se perciben sanos. Son en cierta forma, personas obesas que se ven delgadas a causa de la distorsión de la percepción que caracteriza a los trastornos alimentarios, cuando la desnutrición que padecen (son obesos desnutridos por falta de nutrientes esenciales en su alimentación), llega a afectar a su cerebro, momento en el que, como sucede con la anorexia, su trastorno alimentario se convierte en una grave enfermedad. Ellos consideran que el exceso de peso es sinónimo de fuerza y vitalidad. Comen de todo y en cantidades abismales, pero muy pocos “nutrientes esenciales” y una altísima proporción de azúcares, féculas, almidones, etc. Comida basura, dulces, frituras, alimentos grasos, postres, etc.

 

Las personas con este problema se vuelven hostiles, intransigentes, conflictivas y hasta mal educadas. Manifiestan sentimientos de  odio hacia los demás e incluso hacia ellas mismas.

 

Para tratar esta enfermedad es necesario que el enfermo acepte que tiene un problema, ya no solo de peso, sino un grave trastorno alimenticio y psicológico. En esta lucha el entorno de la persona, juega un papel fundamental. Deben hacerles ver la realidad de un modo paciente. Hay que tener claro que son enfermos, no personas “dejadas” que comen sin más.

 

El entorno debe intentar que el enfermo se ponga en manos de un especialista en trastornos alimenticios o como mínimo de su médico de familia. Dependiendo de la reacción del enfermo, cabe la posibilidad que sea dirigido a un especialista en psicología y con un nutricionista.

 

Dependiendo el paciente se verá qué tipo de tratamiento es necesario, comenzando con una buena alimentación, ejercicio y vida sana.

¿Cómo prevenir?

       a)Enseñar a los niños a tener conductas saludables, sobre todo en lo referido a la alimentación y el ejercicio.

       b)Mejorar la autoestima mediante la propia aceptación del cuerpo y el rechazo a los estereotipos poco saludables que establecen los medios.

       c) Educarse sobre el metabolismo humano a fin de comprender cuáles son los hábitos             alimenticios correctos, y educar también a los niños.

       d) En caso de obesidad, acudir al nutricionista: nunca emprender una dieta sin supervisión médica.

        e) Comer en familia, y hacerlo en lo posible en los horarios establecidos y sin prisas. No saltear comidas, y no castigar a los niños mediante la prohibición de alimentarse.

 

 

Con todo mi cariño

logo paty vargas

Pati Vargas

#ALaVidaSoloLePidoVida

 

Síguela en Instagram @medic.healthy

 

Share Button

shutterstock_156593384