| Meditación ¿cómo, cuándo y dónde…? | Placeres Orgánicos
Meditar
n_der_inspiracion_meditacion_como_cuando_donde

Meditación ¿cómo, cuándo y dónde…?


Hace más de un año en una clase de yoga, Luz María Zetina (a quien quiero y respeto muchísimo), me invitó a su casa a una meditación con Master Charles, quien estaba en México y parecía que ser un maestro muy reconocido en temas como yoga, espiritualidad y la búsqueda de una vida más plena a través de la meditación.

 

Llegué y me encontré con unas 20 personas, a quienes no conocía y vi a Master Charles, sentado frente a todos con una especie de túnica color mostaza, un rostro apacible y una sonrisa que transmitía una dulzura y felicidad, que pocas veces he visto.

 

Antes de iniciar la meditación, nos contó como a la edad de 3 años tuvo una visión; se traba de una Virgen muy luminosa, quien le habló de su misión de vida. Comenzó a meditar siendo muy pequeño, y desde entonces lo ha practicado con diferentes  maestros y técnicas. Nos contó como la meditación lo ha llevado a encontrar el gozo, el sentido de la vida y la felicidad dentro de sí mismo.

 

Algunas personas empezaron a hacer preguntas, compartir experiencias y relatos de como la ésta práctica había cambiado el enfoque y la percepción que tenían de la vida, mejorado sus relaciones, su descanso, energía, etcétera.

 

Yo quería preguntarle tantas cosas… quería decirle que varias veces había intentado meditar, pero no lo lograba, deseaba hablarle del dolor que sentía en ese momento, por la reciente pérdida de mi mamá y no podía. No podía decir nada, porque desde que me senté ahí, lo mire y sentí su energía, no pude parar de llorar. Me sentía rarísima; un poco apenada, en medio de desconocidos, sin poder controlar mis lágrimas, que salían como si fuera una llave de agua abierta.

 

Él me miro y pidió que me sentara a su lado. Me tomó de las manos y dijo que todo estaba bien, que se movía mucha energía en ese lugar, que percibía que mi mamá se encontraba de alguna forma presente y que estaba bien.

 

Esa tarde ocurrió algo que nunca me había pasado antes. Me fui a casa con una sensación hermosa y agradecida a la vida por haber tenido esta experiencia.

 

Al día siguiente, tuve la oportunidad de ver de nuevo a Master Charles, platicar con él y llenarme de una gran paz y felicidad. Es como si de pronto no hubiera nada que entender, ni racionalizar.

 

En el próximo artículo les compartiré parte de mi plática con él, para que de una forma práctica y sencilla podamos aprender a meditar y abrir el corazón a una experiencia hermosa, la conexión de nosotros mismos y con el universo.

 

Una sensación de calma, amor, paz y felicidad.

 

¡Gracias LuzMa y J.J.!

 

Share Button