| ¿Lácteos…? No para todos | Placeres Orgánicos
Lácteos
n_der_pasiones_lacteos_no_para_todos

¿Lácteos…? No para todos

, , ,

El efecto de los lácteos en nuestro cuerpo.

 

Desde chica mis papás siempre trataron de darme leche a como diera lugar, debido a su alto contenido de calcio. De hecho, hasta hace poco yo hacía lo mismo con mi familia.

 

Si bien nunca he sido fan de tomar leche sola, amaba profundamente los quesos y especialmente el yogurt, hasta descubrir que esa adicción me provocaba inflamación en el cuerpo. No me dí cuenta de ello hasta que me fui a una semana de detox y me quitaron los lácteos por completo y ¿qué creen?, mis ‘’achaques’’ desaparecieron  esos días.

 

Y es que los lácteos están formados por azúcar y proteína, los cuales tienen distintos efectos en nuestro cuerpo, entre ellos: la inflamación, acidez y en ocasiones, gases.

 

Constantemente escuchamos de gente intolerante a la lactosa; pero ¿sabes en realidad qué significa esto? A las personas con esta condición, les es imposible desintegrar la lactosa en partículas más pequeñas, ya que no producen la enzima encargada de realizar esta función, por ello no les es fácil digerir los lácteos y tiene consecuencias como acidez e inflamación.

 

La caseina, que es una proteína contenida en la leche con propiedades similares al gluten, y causa distintas reacciones a nivel celular que derivan en inflamación.

 

El consumo de lácteos puede ser contraproducente aunque puedas tolerar bien la leche, porque ésta acidifica el pH y al entrar al cuerpo, éste necesita balancearlo busca dentro de sus reservas alcalinas sustancias como calcio, magnesio y potasio que puedan compensar esta entrada, lo que provoca que se debiliten los huesos. Esto ya ha sido comprobado, y es un hecho que los países con mayor consumo de leche, son los que presentan mayor porcentaje de osteoporosis. ¿No les parece contradictorio?

 

Por último, considera la cantidad de hormonas que se les inyecta a las vacas para acelerar el proceso de producción de leche, y los antibióticos que se les aplica al tratar enfermedades como mastitis, ocasionadas por las hormonas que se les administra previamente. Todo eso, poco a poco se acumula en tu cuerpo.

 

Los lácteos, además, contribuyen a formar mucus en el cuerpo, por eso cuando estamos con un resfriado o catarro, es recomendable evitarlos por completo, para ayudar recuperarte más pronto. Cuando tus hijos se enfermen de gripe, tos, cualquier enfermedad relacionada con vías respiratorias, quítales por completo los lácteos por 3 o 4 días y verás que diferencia.

 

Hay varias alternativas mucho más sanas y deliciosas para el consumo habitual, es cuestión de acostumbrarse a nuevos sabores al principio, y después verás que ni siquiera extrañarás la leche.

 

Prueba la leche, quesos y yogurt de cabra, que si bien pueden tener algunos de los efectos ya mencionados, causan menos mucus y es son fáciles de digerir, ya contienen otro tipo de caseina. Otras opciones son la leche de almendra o coco, que se pueden hacer en casa, y son altamente nutritivas; o la leche de arroz, sobre todo para niños, ya que no olvidemos que el arroz es un carbohidrato, que se digiere masticando, no tomándolo en versión de leche.

 

Ahora, si toleras bien la leche, elige siempre  la orgánica certificada o incluso la leche bronca, cuando sabes exactamente de donde viene, al igual que los quesos. Limita los lácteos a ocasiones especiales, en cantidades pequeñas y no tendrás problema.

 

El yogurt, por ejemplo, cuando es orgánico y fermentado naturalmente es más fácil de digerir y beneficia tu flora intestinal. No así, los yogurts comerciales.

 

En cuanto a la cantidad de calcio que requerimos en el cuerpo, existen muchos alimentos que contienen altos niveles, incluso mucho más que el equivalente a un vaso de leche. Entre ellos están: kale, brócoli, almendras, naranjas, semillas de girasol, higos, espinaca, leches de arroz, de almendra, de hemp y tofu entre otras.

 

Te comparto esto para que con la información necesaria te ayudes a aprender, a escuchar tu cuerpo y probar variaciones en tu alimentación que te hagan sentir cada vez mejor. Muchas veces nos acostumbramos a vivir con nuestros achaques pero de verdad, el día que te das cuenta lo bien que es sentirte mejor que nunca, te cae el veinte de lo sencillo que puede ser tener esa sensación así siempre.

 

Gracias a mi amiga y health coach Berenice Bojorquez por colaborar conmigo en este artículo

 

Esperamos sus comentarios en nuestra página de Facebook.

 

¡Hasta la próxima!

 

Share Button