| Kale: calcio verde | Placeres Orgánicos
Kale
n_der_pasiones_kale_calcio_verde

Kale: calcio verde

, , ,

El kale, también llamado berza o col rizada está considerado dentro del grupo de los llamados súper alimentos. Es una hoja color verde intenso, de textura rugosa, pariente del brócoli que además de un delicioso sabor y gran valor nutricional, tiene menos calorías que casi cualquier otro alimento.

 

Existen diferentes tipos de kale todas con diferente sabor, la textura y apariencia.

 

1. Fuente de calcio. Contiene más calcio por caloría que la leche y se absorbe más fácilmente en el cuerpo que los productos lácteos. Una taza de kale proporciona más del 88% de nuestro consumo diario recomendado. Impresionante ¿no?

 

2. Hierro. Sus altos niveles de hierro fortalecen los huesos.

 

3. Vitaminas. Posee altas cantidades de vitamina K, fundamental para fortalecer los huesos; del mismo modo, evita la acumulación de calcio y previene la arteriosclerosis y los infartos; esta vitamina también funciona como anticoagulante de la sangre.

 

Contiene vitamina A, que ayuda al sistema inmunológico y mantiene la piel en buen estado. ¿Y adivina qué? Contiene más vitamina C que cualquier suplemento vitamínico. Esta vitamina reduce la presión arterial, favorece el sistema inmune y previene enfermedades como: cataratas y la degeneración macular.

 

4. Disminuye el colesterol cuando lo cocinas al vapor, ya que los compuestos relacionados con la fibra que posee se unen mejor a los ácidos biliares en tu tracto digestivo al estar cocinados de esta manera. Cuando este proceso de unión se lleva a cabo, es más sencillo excretar los ácidos biliares, trayendo como resultado la disminución en los niveles de colesterol. Si prefieres comer el kale crudo puedes obtener beneficios similares, pero no tan efectivos.

 

5. Desintoxica. Una nueva investigación ha demostrado que el kale es uno de los alimentos con mayor poder para eliminar toxinas del cuerpo, incluso ayuda a regular la desintoxicación a nivel genético.

 

6. Combate el cáncer. Gracias a que los antioxidantes y propiedades antiinflamatorias, ayuda a prevenir la formación de cáncer de mama, colon, vejiga, próstata y el cáncer estomacal. Los isotiocianatos (ITCs) hechos de glucosinolatos que contiene son esenciales para lograr la reducción de estos riesgos.

 

7. Rico en flavonoides. Los investigadores han identificado más de 45 flavonoides diferentes en el kale,que junto con los antioxidantes y los antiinflamatorios, le dan al kale un papel primordial en nuestra dieta diaria para la prevención de inflamación crónica y estrés oxidativo.

 

Para elegir y almacenar el kale:

 

  • Busca que el kale posea una textura firme y el tallo húmedo. Sus hojas deben tener un color intenso, sin signos de obscurecimiento, ni color amarillento u orificios.

 

  • Buenas noticias, el kale está disponible durante todo el año; sin embargo, su mejor época es a partir de mediados de invierno hasta, el inicio de la primavera.

 

  • Guárdalo,secando bien sus hojas en una bolsa sellada en el refrigerador. De esta manera te durará entre de 5 y 7 días. Si lo guardas por más tiempo, su sabor se volverá más amargo.

 

  • Puedes lavar el kale antes de guardarlo, pero sécalo perfectamente y retira los tallos gruesos, cierralo en un recipiente hermetico o bolsa sellada sin aire, y estará listo para usarse. Puedes meter un par de servilletas o toalla absorbente, recuerda que el agua acelera su descomposición.

 

¿Qué hacer con el Kale?

 

  • Para usarlo en ensaladas, tienes que retirar el tallo grueso y “masajear” las hojas con tus manos y un chorrito de limón y unas gotas de aceite de oliva, para que se suavicen. Hazlo como si estuvieras lavando una prenda suavemente.

 

  • Puedes agregar una o dos hojas a tus licuados, en sopas, o al vapor, sazonado con ajo y poro, o en las siguientes recetas: 

 

 

Estoy segura de que ya no hay duda de que el kale es un súper alimento, no lo pienses más e intégralo a tu dieta.

 

Share Button