| Finanzas estables | Placeres Orgánicos
Finanzas estables
Finanzas estables

Finanzas estables

 

Suena increíble, pero de qué manera influye en nuestra salud el tener unas finanzas poco saludables. Sin analizar la situación vamos perdiendo el rumbo y cuando menos pensamos ya hemos gastado más de los recursos disponibles, estamos endeudados, no hay liquidez y por ende entramos en crisis. Cambiemos nuestros hábitos para lograr finanzas estables.

 

La preocupación, agobio, ansiedad, incertidumbre y estrés constante y en exceso desencadenan otras situaciones que afecta en gran medida nuestra salud.  Pagamos un alto precio (úlceras estomacales, ausencia de sueño, envejecimiento prematuro, caída de pelo, depresión, en el peor de los casos enfermedades cardiacas). La receta es muy sencilla, nunca gastes más de lo que ganas. Organización, disciplina y administración.

 

Tomate un rato y asume tu realidad, de manera consciente, ármate tu presupuesto de gastos (organización). Si tu caso son los ingresos por sueldos, escoge el periodo de pago, pudiendo ser por semana o quincena, que son los más comunes, o la fecha de cobranza de tus clientes, en caso de contar con tu negocio.

Tu listado comprenderá los gastos primordiales, los familiares (son aquellos que no pueden postergarse).

  • Alimentos (incluye los de tus mascotas)
  • Transporte (gasolina o pasajes)
  • Servicios (por lo regular estos recibos se pagan en forma mensual)
  • Gastos de vivienda (por lo regular estos recibos se pagan en forma mensual)
  • Mantenimiento (por lo regular estos recibos se pagan en forma mensual)
  • Seguridad (por lo regular estos recibos se pagan en forma mensual)

Suma y divide en cuatro semanas y guarda su importe, al fin de mes será mucho más fácil sólo completar la parte de la última semana.

 

Se recomienda en cuanto recibas tu sueldo, ve a hacer tus compras de despensa previa lista de lo que ocuparas, carga gasolina o guarda para el transporte de la semana, y para los servicios (disciplina y administración). De esta forma no lo tendrás disponible para usarlo en otro gasto no indispensable. Si aún tienes un remanente (¡felicidades!), la lista continua – será tan enorme de acuerdo a tus circunstancias o necesidades-, educación (uniformes, libros, papelería), entretenimiento, plan de previsión (enfermedades, mantenimiento, impuestos, gastos funerarios, adquisiciones), etc. 

 

Si gastas mucho dinero en comida, apégate a un plan de alimentación y compra sólo lo que necesites.

 

En época de vacas gordas (cuando recibes esos ingresos extras como participación en las utilidades, aguinaldo, vacaciones, compensaciones, venta de algún bien, herencias) podrás invertirlo o ahorrar, ten mucho cuidado, los fraudes y abusos, están a la orden del día.

 

Si tienes un medio de financiamiento como una tarjeta de crédito, déjala solo para usarla en imprevistos, emergencias, o bien en algún viaje. Y si vas a contraer una deuda que sea para producir o invertir… en ti, para aumentar tus conocimientos como cursos, diplomados, maestrías, doctorados, o en tu negocio, en inventarios o hacer alguna mejora o adquisiciones para diversificar tus productos.  

 

Como herramientas sencillas, rápidas, a nuestro alcance están las apps gratuitas, como simuladores de gastos, contabilidad doméstica, que nos ayudaran con la administración de nuestras cuentas, por mencionarte alguna de sus múltiples ventajas,  cuentan con alarmas para recordarnos los vencimientos de nuestros compromisos, y te avisan cuando hay posibles problemas a la vista, integradas con calculadoras, calendarios, blocks de notas y lo mejor de todo que tenemos la información que requerimos para organizarnos e irla monitoreando a un click. 

Si te interesa gastar menos en alimentos da click aquí.

 

Poco a poco ve modificando tus hábitos, explota tus habilidades,  evita fugas, gastos hormiga e inútiles. Y dile NO a la violencia financiera.

 

La meta… buscar el equilibrio para recobrar la salud.

Santa Lorena Carlos Pérez

 

Share Button

Finanzas estables

Notas relacionadas