| Dulces mentiras, azúcares artificiales | Placeres Orgánicos
n_izq_favoritos_dulces_mentiras_azucares_artificiales
n_der_favoritos_dulces_mentiras_azucares_artificiales

Dulces mentiras, azúcares artificiales

, ,

Cuando queremos ponernos a dieta, lo primero en eliminar son las azúcares y para compensarlas adquirimos diversos sustitutos de ésta, en ocasiones por la marca, por recomendación o simplemente porque tiene menos calorías que otra.

 

Lo cierto es que las azúcares artificiales pueden contener gran cantidad de sustancias químicas que resultan dañinas para nuestra salud a largo o medio plazo. Muchos médicos reconocen incluso que son más nocivos que el azúcar mismo.

 

A continuación la lista de sustitutos de azúcares más comunes:

 

Aspártame

 

Está compuesto por dos aminoácidos (el ácido aspártico y la fenilalanina) y metanol. Se le relaciona con el desarrollo de cáncer, defectos de nacimiento, tumores cerebrales y aunque no lo creas, aumento de peso.

 

Puede afectar principalmente, el sistema nervioso central y por lo tanto con la aparición de enfermedades como esclerosis múltiple, Alzheimer, depresión, artritis, fibromialgia, parkinson y diabetes, entre otras.

 

 

Sucralosa

 

Está elaborado a base de 3 moléculas de cloro y una de azúcar. De acuerdo a diversos estudios químicos esta composición al ingresar al cuerpo, es absorbida por el sistema digestivo y se queda en nuestro cuerpo. Si el cloro es tóxico, ¿te parece lógico consumirlo en tu endulzante? ¿Dárselo a tus hijos?

 

Debido a que es un endulzante sumamente utilizado en diversos productos, se ha dado gran controversia entre grupos que apoyan su utilización y otros que no, sin embargo, de acuerdo a diversos estudios su consumo puede provocar: salpullidos, dolores musculares, diarrea, mareos, dolores de cabeza y malestar estomacal, infertilidad en mujeres, entre otros.

 

También se ha hablado de la presencia enfermedades como: depresión, disminución de la memoria, migraña, convulsiones y mal humor.

 

Sacarina

 

Es el sustituto de azúcar más viejo que existe. En los años 70 se prohibió su uso por relacionarla directamente con la presencia de cáncer, aunque años después de comprobó que este estudio no era cien por ciento seguro, por lo que se volvió muy popular desde entonces.

 

Un estudio reciente demostró que la ingesta del consumo de azúcares artificiales se ha relacionado con la obesidad, aumenten el riesgo de presentar diabetes tipo 2, síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares e incluso hipertensión.

 

 

¿Qué endulanzante utilizar?

 

  • Recurre a azúcares naturales como la miel de abeja orgánica o miel de agave y miel de Maple natural, lee etiquetas, ojo, con las mieles de Maple comerciales.

 

  • Si de plano quieres consumir azúcar evita en la medida de lo posible las refinadas, porque son más dañinas, prefiere las azúcares como melazas, miel de maguey, piloncillo o azúcar de caña orgánica

 

  • Si quieres seguir utilizando sustitutos de azúcar, puedes utilizar stevia. Una planta que proviene de Paraguay, extremadamente dulce y sin calorías, es 15 veces más dulce que el azúcar regular. Y hasta ahora no se ha demostrado que tenga relación con el aumento en los niveles de azúcar en la sangre. Lee etiquetas, que no contengan ingredientes sospechosos. O busca la hoja seca, en polvo, en tiendas orgánicas.

 

Lo más importante como en todo, es realizar consumos moderados, si consumes este tipo de azúcares con moderación los riesgos en tu salud pueden disminuir. Recuerda nunca debes anteponer el contenido de calorías contra tu bienestar, una buena dieta siempre debe contemplar el balance entre el consumo de calorías y su desgaste. Para mayor precisión consulta a un especialista.

 

Desde que se volvieron de uso común los endulzantes artificiales a la fecha, en México nos hemos convertido en el país #1 en obesidad, en obesidad infantil y diabetes. Somos  también el país que más refrescos consume por persona a nivel mundial. Ponte a pensar… ¿qué le estamos dando de comer a nuestros hijos?

 

Referencias:

 

  • Roberts, H. J., Aspartame disease: an ignored epidemic, Sunshine Sentinel Press, Estados Unidos, 2001.
  • Swithers, Susan E, Artificial sweeteners produce the counterintuitive effect of inducing metabolic derangements, publicado en Trenes in Endocrinology & Metabolism el 11 de julio de 2013.
  • Mercola, Joseph, Sweet Deception, Thomas Nelson, Estados Unidos, 2006.
Share Button

Endulzante artificial Endulzante artificial Endulzante artificial Endulzante artificial Endulzante artificial HD7foKF7DkjI Endulzante artificial Endulzante artificial