| Desintoxica tu alacena, Parte 1 | Placeres Orgánicos
n_izq_pasiones_desintoxica_alacena_parte_1
n_der_pasiones_desintoxica_alacena_parte_1

Desintoxica tu alacena, Parte 1

, ,

Parte 1

 

A veces me parece que las etiquetas de los alimentos y productos cotidianos que compramos son como las letras chiquitas de los contratos o de las pólizas de seguros, esas que no entendemos ni nos suenan familiares, y que al final, son las que te arruinan y nunca se te ocurrió cuestionar.

 

Curiosamente la comida real, la que compraban nuestras bisabuelas, no tenía etiquetas y si las tenía, los ingredientes eran simples y generalmente no eran más de cinco por producto.

 

La pasta era fresca o tenía agua, harina, sal y a veces huevo. El yogurt tenía leche y búlgaros. El cereal era avena o salvado.

 

¿Te has puesto a leer la lista de ingredientes de un yogurt comercial hoy en día? ¿No te parece que esto no suena a yogurt?

 

Leche pasteurizada baja en grasa, azúcar, fresas, almidón modificado de maíz, jarabe de maíz de alta fructosa, leche descremada, gelatina kosher, ácido cítrico, fosfato tricálcico, sabor natural, pectina, coloreado con carmín, acetato de vitamina A, vitamina D3.

 

¿Y qué me dices de un cereal para niños?

 

Harina de maíz, avena y trigo, azúcar refinada, manteca vegetal, sal refinada, saborizantes naturales, colorantes naturales y artificiales, ascorbato de sodio/ácido ascórbico (vitamina C), fosfato tricálcico (calcio-fósforo), niacinamida (niacina), hierro reducido (hierro), óxido de zinc (zinc), clorhidrato de piridoxina (vitamina B6), riboflavina (vitamina B2) , mononitrato de tiamina (vitamina B1), palmitato de vitamina A (vitamina A), ácido fólico (vitamina del complejo B) y cioanocobalamina.

 

¿Te suena lógico que esto sea el alimento de tus hijos? ¿De tu familia?

 

Nos hemos acostumbrado tanto a los avances de la tecnología que sin darnos cuenta, supongo, permitimos y aceptamos como algo normal la industrialización y la alteración de nuestra comida, al grado de no reconocer ni estar al tanto de la mayoría de los ingredientes que contiene.

 

Si viene de una planta cómelo… si fue fabricado en una Planta, no te lo comas”
Michael Pollan

 

La comida entre más procesada y refinada, es más barata para los fabricantes y fácil de manejar y mantener en un estante sin que se eche a perder. Por lo tanto, resulta mucho más conveniente llenarla de conservadores, grasas hidrogenadas, que harán que se mantenga la textura y el sabor más tiempo, azúcar refinada, jarabe de maíz de alta fructosa, aditivos y potenciadores de sabor, saborizantes artificiales y colorantes, los cuales la hacen más atractiva a la vista.

 

¿Te has puesto a pensar cómo es que unas mantecadas o un pan de caja o un cereal pueden estar en un estante con una fecha de caducidad de 6 meses? Cuando compras un pan de verdad, como las tortillas, se llenan de hongos, se hace duro y rancio a la semana. Unas mantecadas o brownies caseros no duran más de cinco días. Entonces, ¿cómo es que los otros siguen igual de esponjosos después de meses?

 

Lo más triste es que la mayoría de nosotros no nos damos cuenta porque no entendemos las letras chiquitas. Le damos a nuestros cuerpos una nutrición deficiente, llena de conservadores y productos industrializados pobres en nutrientes…que en vez de darnos vida, energía, vitaminas, minerales, enzimas, fibra, nos dan acidez y dificultad para digerirlos. En pocas palabras, nada, comparado a la comida real.

 

En la segunda parte de este artículo te daré una lista de productos que deberás evitar y tips para desintoxicar poco a poco tu alacena.

Share Button

Desintoxica tu cocina Desintoxica tu cocina Desintoxica tu cocina Desintoxica tu cocina Desintoxica tu cocina