| Dar y recibir | Placeres Orgánicos
shutterstock_401308375 (1)
gratitud

Dar y recibir

,

Dar y recibir

Gratitud, superpoder para la felicidad

 

La gratitud es la habilidad de tomar en cuenta todo lo que tenemos y recibimos. Es una manera profunda de conectar con el corazón de uno y el de los demás, con el fin de crear mayores beneficios.

 

Estudios han demostrado que aquellos quienes practican la gratitud diariamente durante un período de tiempo, se sienten más felices, tienen mayor energía, optimismo y determinación. También, tienen niveles más bajos de emociones negativas como estrés y depresión, lo que ayuda a la persona a alcanzar sus metas con mayor facilidad.

 

Una manera sencilla de practicarla es anotando todos los días tres cosas que hayan pasado y que uno agradece. Esta actividad podrá resultar un poco complicada, ya que se tiene que recordar y analizar cada evento del día, pero con el paso del tiempo se hace más y más fácil, así como van surgiendo más cosas cada vez. Es una oportunidad para cambiar la forma en cómo pensamos y percibimos todo lo que atravesamos día a día. El hecho es que con la práctica uno va teniendo una visión más positiva de la vida, sabiendo valorar más lo que tenemos y a aquellos que nos rodean.

 

Existen diferentes tipos de gratitud: las experiencias del día a día, las interacciones con los demás y el aprecio de lo que uno tiene a pesar de los altibajos de la vida.

 

Es un método incluso más eficiente y eficaz que las terapias y los fármacos antidepresivos, por ejemplo. Esto no quiere decir que en casos graves de depresión y ansiedad no se requiera además de una terapia con un especialista. Igualmente, procesar una experiencia de vida por medio de la gratitud no significa que no exista uno parte negativa, sino que es una forma de poder transformar un obstáculo en una oportunidad o aprendizaje para mejorar y seguir adelante.

 

Así como cada uno podemos experimentar gratitud, también podemos generar gratitud al conectar con las demás personas. El hecho de dar es sumamente gratificante; podemos dar desde cosas materiales, hasta un poco de nuestro tiempo o conocimientos. Para generar gratitud podemos simplemente ayudar (escuchar, compartir, enseñar, dar…) a las personas que nos rodean (familia, amigos, colegas), participar en actividades de voluntariado o donar ropa, comida o insumos médicos a organizaciones como la Cruz Roja, la cual depende de las donaciones y aportaciones externas, las cuales nunca sobran, siempre son aprovechadas al 100%.

 

El dar es una forma de mejorar nuestra comunidad, ya sea a pequeña o gran escala, pero, sin duda alguna, es participar en algo mucho más grande que uno, que es también un componente para la felicidad. Se puede ser testigo de cambios con tan sólo dar un poco de sí, sin mencionar que estamos generando gratitud y por ende felicidad a alguien más. De esta manera se genera un círculo virtuoso, debido a que las personas felices tienden a estar más interesadas en ayudar a los demás, a su vez.

 

Esto no quiere decir que uno tenga que dar absolutamente todo su tiempo y todo lo que tiene; para generar gratitud sólo se requiere de pequeños gestos contundentes.

 

 

Este artículo fue desarrollado por

Laura Tejeda Meza

Si quieres leer más artículos de su colaboración da click aquí.

Share Button

shutterstock_520780096

Notas relacionadas