| Cocina macrobiótica | Placeres Orgánicos
comida desde arriba
cocinamacrobiotica

Cocina macrobiótica

Cocina macrobiótica

 

Los humanos somos parte inseparable de nuestro entorno y por ello, lo que comemos modifica la calidad de nuestra sangre, cuerpo y mente.

 

La palabra macrobiótica es el arte de la longevidad y la vida sana; es como encontrar el camino para lograr el equilibrio físico, emocional y espiritual. Georges Oshawa, era un genio japonés y padre de la macrobiótica. Buscaba establecer esas pautas en la alimentación de crudos, orgánicos y locales; que dependiendo del lugar en donde estés, el clima, la actividad física, la condición de salud, al final de cuentas llegará al punto de equilibrio.

 

De aquí viene el yin yang en los alimentos. Yang es la concentración de energía, la tendencia al dinamismo, a lo positivo, al calor y a la actividad. Yin es vacío de energía, como la tendencia a la inercia, a lo pasivo, negativo y frío.

 

Los alimentos yang tienen más sodio; poco dulce o picante y son más alcalinos que los yin, que por su parte contienen más potasio, sabor ácido, amargo o muy dulce y aromático. También están los clasificados como neutros, que poseen un equilibrio entre ambas energías. Los alimentos más yang, son huevos, aves, pescado, hortalizas y verduras muy cocidas. Considera neutros los cereales, las leguminosas -frijoles, habas, lentejas…-, y verduras cocidas. Y los alimentos yin, verduras y frutas crudas, azúcar en todas sus presentaciones que ingerimos hasta el alcohol.

Si cocinas un alimento, le puedes “dar” energía yin o yang, según el grado de calor aplicado; a más calor y tiempo de cocción, más yang será.  

 

Antes de que pienses que esto es una filosofía sin fundamentos, la verdad es que, los alimentos ácidos tanto como los alcalinos, tienen cierto efecto en nuestra sangre, cuerpo y mente. Por ejemplo, si tienes ayunos prolongados, comes demasiada carne roja, alimentos procesados, embutidos y lácteos, sin verduras y frutas suficientes es más que un hecho que estaremos del lado ácido… De ahí vienen enfermedades crónicas, sobrepeso y obesidad y cuando llegan a consulta hay que equilibrar “su acidez”, pero no en el caso de lo que se consideraría yin-yang.

 

Te daré mi punto de vista; me encanta la filosofía de buscar el equilibrio emocional y espiritual eso está padrísimo, pero, no me gusta que limite los crudos y las frutas, y si buscas en las publicaciones que tengo en mi fan page; los alimentos que cocinamos arriba de los 100 grados pueden ser potencialmente tóxicos -hasta cancerígenos-, tampoco estoy de acuerdo que si masticas lo suficiente una toxina se hará un nutriente… ¡Eso jamás!

 

Y, por último muchos de los condimentos utilizados en esta filosofía, son japoneses y son difíciles de conseguir obviamente, como el miso, daikom, kuzu, etc., es contradicción, que primero defienda el uso de productos locales, porque se supone que nuestro organismo está solo preparado para digerir los alimentos de donde nosotros crecimos. En fin, tú como yo, podemos adoptar algunos principios, pero NO estoy de acuerdo en todos. Pero como todo, absorbe lo que es más positivo para ti y encontremos el equilibrio entre todos nuestros alimentos, ¡y disfrutemos mientras comemos y vivimos!

 

 

¡Cuídate y quiérete!

logo tita

Conéctate con Tita a través de su Facebook.

Share Button

betabel geminadogerminado

Notas relacionadas