| Alimenta con amor II | Placeres Orgánicos
Bebé
n_der_pasiones_alimenta_con_amor_II

Alimenta con amor II


En una publicación anterior, te hablé sobre las ventajas de amamantar a tu bebé. ¿Ya te decidiste a hacerlo? Para que los primeros días y semanas con tu bebé vayan lo más relajados posible, es importante que te informes y sepas que la lactancia es una habilidad que requiere mucha práctica y paciencia.

 

Busca entre tus amigas y familiares gente que quiera apoyarte cuando lo necesites. No tengas vergüenza de preguntar, ninguna nacimos sabiendo. Finalmente, tú eres la mamá, ten confianza en ti misma y en tus instintos.

 

La cantidad de leche que produces es una respuesta a la cantidad de leche que tu bebé remueve del pecho. Mientras más leche tome el bebé, más leche vas a producir.

 

Para ayudar a que la lactancia se establezca exitosamente puedes seguir estos consejos:

 

1. Amamanta a tu bebé tan pronto como puedas después del nacimiento.

 

2. Pide a las enfermeras y médicos que no le ofrezcan fórmula a menos que sea médicamente necesario.

 

3. Trata de mantenerlo en tu cuarto en el hospital para que puedas cargarlo y amamantarlo frecuentemente.

 

4. Evita ofrecerle chupones o biberones durante el primer mes de vida.

 

5. Aliméntalo por lo menos de 8 a 10 veces en un periodo de 24 horas. Normalmente cada sesión será de 15 a 20 minutos por lado, pero será él quien te diga cuando haya terminado de comer.

 

6. Pon atención a las señales de hambre (se mete las manos a la boca, se ve nervioso o inquieto, busca tu pecho…) y trata de alimentarlo antes de que llore, el llanto es una señal tardía.

 

No debes preocuparte si tu bebé:

 

  • Tiene suficientes pañales mojados  y sucios (la pipí debe ser clara o pálida).

 

  • Tiene periodos de sueño seguidos por periodos de actividad.

 

  • Se ve contento y satisfecho después de comer.

 

  • Está aumentando de peso como se espera, puedes estar tranquila de que está comiendo suficiente.

 

Si tus pechos se sienten suaves después de alimentarlo, es también una buena señal. Si crees que necesitas aumentar tu producción de leche, trata de amamantar más frecuentemente y mantén contacto piel con piel con tu bebé. También puedes tomar cápsulas de Fenogreco 500 mg, 3 pastillas 3 veces al día o te de fenogreco… y mucha agua durante el día.

 

Si tienes alguna duda o preocupación, consulta con un profesional.

 

Gracias  a mi amiga Bibiana Morelos por colaborar conmigo en la elaboración de este artículo.

Share Button

Notas relacionadas